Capítulo V: Algunos Abades insignes del Monasterio de Lérez

Fray Diego de Lerma. Después de haber sido Abad en cuatro ocasiones y haber ocupado otros cargos importantes como Procurador, Visitador y Definidor General, fue elegido Abad General de la Congregación.

 

Fray Antonio de Colmenares. Fue Abad en cuatro Monasterios pero, además y sobre todo, fue Maestro General “por sus muchas letras y estudios y por ser el mejor tomista escolástico que la Orden ha tenido en Salamanca”.

 

Fray Benito de Salazar. Después de ser Abad en cuatro ocasiones fue elegido Abad General de la Congregación y, más tarde, fue nombrado Obispo de Barcelona.

 

Fray Anselmo Gómez. Fue célebre moralista, Predicador General, y Teólogo del Rey Carlos II.

 

Fray José Gobeo. Fue Abad en cuatro ocasiones, Predicador General y Predicador del Rey Felipe V.

 

Fray Juan Garrido. Fue Doctor en Derecho Canónico y gran Canonista; y también Abad en cuatro ocasiones; pero, además,  merece citarse porque era natural de Berducido, parroquia vecina de Lérez.

 

Fray Benito Gesto. Llegó a ser Predicador del Rey Carlos III.

También merece destacarse porque, siendo Abad de Lérez, hizo el impresionante Retablo del Altar mayor.

 

 

 

 

 

 

 

Fray Leandro de Con. Fue seguramente el Abad más benemérito de Lérez, porque en solo cuatro años (1757-61) hizo cuatro Retablos: el del Santísimo Cristo, el de Nuestra Señora, el de Santa Escolástica y el de Santa Gertrudis (estos dos últimos hoy se conocen como de Santa Lucía y del Corazón de Jesús). Además hizo la sillería del coro y terminó de hacer la actual iglesia.

 

Fray Isidoro Estébanez. Además de haber sido un gran Profesor, fue Abad en cuatro Monasterios. También fue Académico de la Academia de la Historia.

 

Bastantes otros Abades de Lérez ocuparían más tarde importantes cargos como: Definidor General y Visitador General.

Sobre todo  debe tenerse en cuenta que el cargo de Abad General significa ser el Abad de todos los Abades de la Congregación y, por tanto, tener autoridad sobre todos los Monasterios que forman esa Congregación.

 

Esta sencilla relación es suficiente para darnos cuenta de cómo la mayoría de los Abades del Monasterio de Lérez fueron monjes de probada virtud, de gran cultura y con dotes de gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *