Capítulo IX: El Monasterio

El Monasterio de Lérez, fundado a finales del siglo IX o comienzos del siglo X, fue reformado y ampliado en los siglos XVI y XVII, como la mayoría de los Monasterio gallegos.

 

Del siglo XVI se conservan la escalera, el patio y un ala del claustro.

Necesariamente tuvo que ser ampliado el año 1661, al serle concedido el Colegio de Artes, lo que exigía aulas y dormitorios para los alumnos.

Después de la exclaustración y la consiguiente expulsión de los monjes el año 1835, el Monasterio quedó sometido al expolio.

Perduran dos alas que, en la parte superior, están destinadas casa rectoral y a servicio pastorales.

 

Se conservan asimismo las antiguas dependencias de los monjes: cocina, refectorio, sala capitular, biblioteca y parte de las celdas.

El patio interior actualmente está cerrado por el gran portalón que en otro tiempo cerraba la zona del Monasterio, como sucede aún hoy en el Monasterio de Armenteira. En su fachada luce el escudo de la Casa, blasonado con un castillo, un león y el báculo del Abad timbrado con la corona real.

 

A pocos metros se encuentra una gran pila de piedra, en forma de concha, que data del siglo XIV.  Pertenece al Monasterio, y hace algunos años se colocó fuera del recinto amurallado, para que fuese más fácil su uso por parte de las muchas personas que vienen a buscar el agua que nace en el manantial de los monjes, a dos kilómetros de distancia.

 

La parte del claustro que se conserva nos da idea de la belleza que debió tener todo él. Consta de dos cuerpos con arcos de medio punto.  Los arcos descansan en columnas exentas con hermoso capiteles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *