Capítulo I: Su fundación

No se sabe la fecha exacta de su fundación. El Padre Yepes señala como fecha de la escritura fundacional el año 886.  En cambio el Padre Flórez, también eminente historiador, la sitúa en el año 915.

 

Yo humildemente coincido con el Padre Flórez y, por ello, pienso que el próximo año, Dios mediante, podremos celebrar el  mil cien aniversario de la fundación de este querido Monasterio.

 

Fue fundado por el Rey Ordoño II y su esposa Elvira a favor del Abad Guntado, a quien el Rey llama fundador del Monasterio.

 

Merece conocerse el documento fundacional, escrito en latín medieval. Copiaré los párrafos más interesantes.  Dice así: “No nome de Cristo, Nos, o Rei Ordoño II e a miña dona Elvira, cos poderosos e ilustres homes da nosa curia, e o Bispo de Iria Sisnando…e con todo o Colexio dos seus Coengos, saudámoste, Abade Guntado e a todos os teus irmans, tanto presentes como futuros.

 

Mediante esta decidida cesión da nosa autoridade… damos e concedemos a ti, Abade Guntado, e a todos os teus sucesores no Mosteiro de San Salvador, e a os teus irmans, tanto presentes como futuros, a protección, a libertade e a separación tanto do noso Reino, como do Bispado de Iria e do Lugar do Apóstolo.

 

E a este mesmo Mosteiro de San Salvador, no lugar chamado “Spinareto”, preto do río Lérez, dispensamos a perpetuidade de calquera imposto e do fisco Real ou Episcopal, para honra do Santísimo Salvador Xesú-Cristo, fillo de Deus, noso Señor; da Santísima Virxe María; e dos Santos Miguel Arcanos; do célebre e moi santo Apóstolo Iago; de San Tirso, San Lourenzo, San Mamede, San Martiño, Santa María Magdalena, Santa Engracia e de todos os Santos de Deus, dos cales se cree que hay gardadas neste Mosteiro sacrosantas reliquias.

 

A continuación el documento sitúa con todo detalle los límites de los amplios terrenos que cede al Monasterio y que constituirán el llamado “coto monacal”.  Y continúa así: “Pola nosa autoridade afirmamos estes límites… e para que o xa devandito Mosteiro de San Salvador permaneza libre e tranquilo a perpetuidada, non haxa ningún home, nin Rey, nin Bispo, nin Militar, nin Príncipe da terra, ou que nela gobernara, que contradiga este privilexio escrito e confirmado por mín, o Rei Ordoño, a miña dona Elvira e polo mesmo  Don Sisnando, Bispo da Sé de Iria e do Lugar Apostólico de San Iago.

 

Autor: D. Crisanto Rial López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *