FIESTA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS

Se celebra el viernes siguiente a la fiesta de Corpus Christi.

Veamos brevemente:

  1. Que enseña la Iglesia
  2. Cuál es su origen.
  3. Que relevo el Corazón de Jesús a Santa Margarita.
  4. Como se propagó esta devoción.

1)  ¿Que enseña la Iglesia?

La enseñanza de la Iglesia aparece expuesta clara y brevemente en el punto  478 del Catecismo de la Iglesia Católica que dice “Jesús, durante su vida, su agonía y su pasión nos ha conocido y amado a todos y a cada uno de nosotros… Nos ha amado a todos  con un corazón  humano. Por esa razón, el sagrado Corazón de Jesús, traspasado por nuestros pecados y para nuestra salvación es considerado como el principal indicador y símbolo… del amor con el que el divino Redentor ama continuamente al eterno Padre y a todos los hombres.

2)  Origen de esta devoción.

Aunque esta devoción aparece ya en la Edad Media, en los escritos de Santa Matilde y de santa Gertrudis, sin embargo su auge se debe a las apariciones del Corazón de Jesús a una monja hoy conocida como santa Margarita Mª de Alacoque.

3)  Que relevó el Corazón de Jesús a santa Margarita.

En esas apariciones y revelaciones hay básicamente dos ideas fundamentales:

I) una queja

II) unas promesas.

  1. La queja queda expresada en estas palabras de Jesús: “Mira este corazón que, a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud…”.                                                                        
  2. Las promesas son muchas según nos refiere Santa Margarita María de Alacoque.

Veamos las más importantes:

  1. A los devotos de mi Sagrado Corazón les daré todas las gracias necesarias a su
  2. Seré su refugio seguro durante la vida y, sobre todo, en la hora de la muerte.
  3. Bendeciré las casas en las que la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
  4. Los pecadores hallaran en mi Corazón el océano infinito de la misericordia.
  5. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón, y jamás será borrado de El.
  6. Concederé a todos aquellos que comulguen los nueve primeros viernes de mes seguidos la gracia de la perseverancia final: o morirán sin mi gracia…; mi Corazón será refugio seguro en aquel momento supremo.

 (Nota: La comunión debe recibirse en gracia de Dios. Por tanto, si estuviese en pecado grave, seria indispensable confesarse antes)

  •   Como se propagó esta devoción.

El confesor de Santa Margarita María de Alacoque, el beato Claudio de Colombiere, creyó firmemente las revelaciones recibidas por Santa Margarita y se propuso propagarlas para bien de todos los fieles.

Y con él, los demás jesuitas, extendieron la devoción por el mundo entero.

Pero fue en España donde se propago con mayor rapidez debido sobre todo al apoyo de los Reyes.

Así Felipe V en el año 1727 escribe al Papa Benedicto XIII pidiendo Misa y oficio propio del Sagrado Corazón de Jesús para todos sus Reinos y dominios.

El Rey Alfonso XIII consagró España al Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles, centro geográfico de España.

Desde España la devoción al Corazón de Jesús se extendió por muchos países de Ámerica , especialmente por Ecuador, Perú, Chile, Colombia y Méjico.

Y por esta época era muy frecuente que la imagen del Corazón de Jesús se colocase en la puerta de casa, como símbolo de que aquella era una casa de familia católica.

Y también era frecuente que en el salón de la casa se colocase una imagen sedente del Corazón de Jesús, y una inscripción que decía “El Sagrado de Jesús reina en esta casa”.

Por otra parte los Papas León XIII Y Pio XII escribieron importantes documentos sobre la devoción al Corazón de Jesús.

Corpus Christi y Primeras Comuniones 2017

Visita de Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente a la Iglesia del Divino Salvador de Lérez

Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente han visitado, como es de costumbre, la iglesia parroquial del Divino Salvador de Lérez tras finalizar la Misa de 13:00 h cargados de regalos para todos los niños y padres asistentes tras recibir las cartas que se le han dirigido.

Según comunicaron Sus Majestades esperan que el próximo año asistan más niños y más padres de la parroquia pues hay regalos e ilusión de sobra para repartir y seguramente, como ha sucedido este año, no se reportará ninguna entrega de carbón porque todos han sido unos padres y unos hijos estupendos.

Restauración de la Silleria de los Monjes

Continuando con la restauración de la Iglesia del Monasterio de Lérez, se ha procedido a la restauración de la silleria del coro, es decir, los sillales que ocupaban los monjes para el rezo del oficio divino.

Fue realizada por una empresa especializada y siguiendo las normas de la Dirección General de Patrimonio de la Xunta de Galicia y del Arzobispado de Santiago de Compostela. El presupuesto supero los 8200 €.

Silleria del coro izquierda
Silleria del coro izquierda

 

 

Silleria del coro derecha
Silleria del coro derecha

 

 

 

Año de la Misericordia

El pasado día 8 el Papa abrió la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro para inaugurar un Jubileo extraordinario, que durará un año, un año que quiere que sea el año de la Misericordia.
Y este domingo el sr. Arzobispo abrirá la Puerta Santa de la Catedral, como Puerta de la Misericordia.
Y también el todas las Catedrales del mundo se celebrará este Jubileo extraordinario: el año de la Misericordia.
¿Qué busca el Papa con este año de la Misericordia?
Que los cristianos nos acerquemos a Dios como a un Padre amante y misericordioso, a un Padre que nos ama con amor infinito, un Padre cuya misericordia es eterna, como nos dice ps. 136. Quiere que conozcamos mejor y amemos más a Dios, al Dios que nos habla en la S.E.
Ya antes de Cristo, en el A. T. Dios se nos presenta con frases como estas:
“El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia”.
“No nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos paga según nuestras culpas”.
“Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles”.
“La misericordia del Señor dura desde siempre y por siempre para aquellos que lo temen”.
¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré” (Is.)
Y en la oración del domingo 26-Ord. leemos: “Oh Dios, que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia…”
Y ya en el Evangelio Jesucristo se nos muestra con un corazón que desborda compasión, misericordia y amor.
Ej. La mujer sorprendida en adulterio.
Los ciegos que gritaban: Señor ten compasión.
La mujer que sufría flujos de sangre.
La viuda de Naín. El hijo de Jairo.
Jesucristo sentía lástima y compasión ante el sufrimiento de las gentes.
Jesucristo repartía misericordia, perdón y amor. Y no una vez, sino siempre: 70 veces 7.

Feliz Navidad

María y José llegaron a Belén con la alegría de estar ya en el lugar de sus antepasados, y también con el cansancio de un largo viaje por caminos en malas condiciones, durante cuatro o cinco jornadas. La Virgen, en su estado, debió llegar muy cansada. Y en Belén no encontraron donde hospedarse. “No hubo lugar para ellos en la posada”, dice el Evangelio.
San José debió llamar a muchas puertas antes de llevar a María a un pesebre, a una cuadra, en las afueras del pueblo. ¡Qué pena! A Jesús le cerraron las puertas.
Quizá fue la Virgen quien propuso a José instalarse en alguna de aquellas cuevas, que hacían de establo. Y en aquel lugar sucedió el acontecimiento más grande de la humanidad. “Y sucedió –nos dice el Evangelio –que, estando allí, se cumplió la hora del parto”. María envolvió a Jesús con inmenso amor en unos pañales y lo recostó en el pesebre.
Jesús, María y José estaban solos. Pero Dios buscó para acompañarlos a gente sencilla, a unos pastores. Esa noche son ellos los primeros en saberlo. En cambio, hoy lo saben millones de hombres y mujeres de todo el mundo. La luz de Belén ha llegado a muchos corazones.
Naturalmente los pastores llevaban al recién nacido lo que tenían a su alcance: queso, manteca, leche, requesón…
Nosotros tampoco debemos ir al pesebre de Belén sin nuestro regalo. Quizá lo que más gustará a la Virgen será un alma limpia, porque la hemos purificado en el sacramento del Perdón.
Si en Belén Jesús, el Salvador, no encontró sitio en la posada, que hoy lo encuentre en nuestro hogar y en nuestro corazón.
¡FEIZ NAVIDAD!